Un gusto refinado y único

El chocolate negro es en el universo del chocolate lo que Sophia Lauren en el mundo del cine. Es sofisticado y maduro, no es influenciable de ningún modo y siempre trastorna tanto los corazones. Podemos compararlo con un Châteauneuf du Pape, a veces abandonado por un vino más al gusto del momento, pero cuando volvemos a el, siempre nos preguntamos por que fuimos a buscar otro. Es esta pureza propia del chocolate negro, lo que nos da a entender que el chocolate debería ser siempre saboreado así.

Un paso por delante

El chocolate negro es "El" chocolate que contiene más cacao y sus derivados pálidos tales como el chocolate con leche y el chocolate blanco comparten el nombre sin compartir la riqueza o el gusto. Uno es una deformación de la versión de origen y el otro merece apenas ser llamado chocolate. No se equivoque; cuando los aromas buenos son añadidos, el chocolate con leche y el blanco pueden ser una delicia pura, pero solos, no tienen la comparación con el aroma intenso y sutil del chocolate negro.

La composición del chocolate negro

Reglas elementales han sido votadas en Europa para reglamentar la denominación " chocolate negro”. En la Unión Europea, el chocolate negro dice ser compuesto por un mínimo del 35 % de cacao puro. En los Estados Unidos, el " chocolate negro dulce " debe contener un mínimo del 15 % de cacao puro y el que llaman " chocolate dulce y amargo " o " semi dulce " debe contener el 35 % de cacao puro por lo menos.

Poco a poco

Algunos piensan que el sabor del chocolate negro es demasiado intenso y domina a los otros sabores y de cierto modo tienen razón. Pero el problema reside en el hecho que tratan de comerlo demasiado o que su paladar no es aun bastante refinado. El chocolate negro debe ser saboreado en pequeñas cantidades, saboreado bocado a bocado, y no es en ningún caso un método rápido de levantar el ánimo en caso de debilidad. Si usted lo come demasiado rápido, no podrá apreciar su gusto sutil. Si usted quiere apreciar el sabor único del chocolate negro pero usted encuentra un gusto demasiado fuerte o demasiado amargo, le recomendamos ir poco a poco (de la misma manera que se pasa de vino blanco al vino tinto). Comience con un chocolate negro ligero con un porcentaje de cacao alrededor del 40 %. Este porcentaje más débil de cacao le ayudará a apreciar los aromas complejos luego usted podrá pasar a chocolates con porcentaje más fuerte en cacao que contienen menos azúcar y así se acercará al sabor puro de esta maravilla (busque el chocolate cuyo primer ingrediente es la pasta de cacao).

Más ramo que el vino tinto

¿Sabía que el chocolate guarda más matices de aromas que el vino tinto? Desde un punto de vista químico, el chocolate es sin ninguna de duda la combinación más compleja que la ciencia conoce con más de 1500 aromas identificados (solamente 500 identificados en el vino). Se tienen que mirar varias explicaciones para entender esta riqueza gustativa. Una de ellas es que hay tantas variedades de cacao como numerosas variedades de viñas (Forestaro, Trinitario y Criollo son algunos ejemplos). Cada variedad tiene subvariedades con sus propias características y todas estas combinaciones acaban en nuevos sabores. Para otros, la tierra y el clima son los factores que van a determinar los aromas. En fin, el tiempo, la temperatura y la humedad en el momento del proceso de torrefacción contribuyen a la creación de nuevos aromas.

La buena noticia

¡La mejor noticia que podemos darle es que el chocolate es bueno para usted! Es un antioxidante y contiene flavonoïdes que son buenos para el corazón. ¡De hecho, es el chocolate negro el cual detiene más! Mas que el té verde, el té negro, el vino tinto o los arándanos. Sin embargo con moderación. Pero atención, no hay que abusar de las buenas cosas y es recomendable no comer más de 50 gramos de chocolate negro al día para sacar provecho de sus beneficios. Hasta la grasa del chocolate negro es benéfica, su saturación de grasa es igual a la del aceite de oliva o de canola. El chocolate con leche o el blanco no presentan estas ventajas, sólo el chocolate negro puede ser saboreado sin culpabilidad.

¡A usted le toca!

Ahora que usted tiene entre manos todas las llaves de esta maravilla que es el chocolate negro, le deseamos una excelente degustación. Regálese el gusto refinado del chocolate negro, de los nuevos aromas que usted descubrirá, y la satisfacción de hacer algo bueno para su corazón.